“Tomemos el compromiso de hacer el futuro. Sé que todavía podemos aspirar a la grandeza”

hernán reyes

Nací en el barrio porteño de Villa Crespo en 1981, estoy casado con Laura y tengo dos hijos: Victoria y Martín. 

Estudié derecho en la UBA y actualmente soy Legislador de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y a su vez, miembro de la Mesa Nacional de la Coalición Cívica ARI.

Quiero una Argentina republicana, transparente, próspera e igualitaria. Sin libertad nada vale la pena, por eso camino junto a Lilita hace tanto tiempo.

Estoy convencido de que el desarrollo económico a largo plazo es la solución para que cada argentino pueda elegir con plena libertad lo que quiere ser.

Construyamos un Estado que garantice pisos de igualdad y acompañe el desarrollo conjunto de todos los argentinos.

Ideas y Valores*

En la Coalición Cívica Ari, los valores que sostenemos y las ideas en las que creemos son el resultado de nuestra historia y acción compartida, de nuestras causas, con sus victorias y sus derrotas. 

La ética de nuestra convicción pasa por no robar, no mentir y no humillar ni usar a los pobres ni votar contra ellos, es decir, afirmar las condiciones de la justicia.

Creemos en la necesidad de fundar y construir un contrato moral pre-ideológico, que recobre la ética sustantiva del  reconocimiento del otro, transformando a cada habitante en ciudadano con sus derechos básicos garantizados. La propuesta es refundar una República en la que cada ciudadano sea respetado y donde se luche contra la humillación, la mentira y la exclusión.

El contrato moral no es una expresión abstracta de aspiraciones, es un compromiso de conductas del que derivan formas concretas de la política:

-El contrato republicano, que genere reglas institucionales que impidan la hegemonía y la concentración del poder y reconstruya un Estado capaz de representar los intereses generalizables en el marco de una República con ciudadanos libres e iguales.

-El contrato de la gestión pública eficiente, es utilizar la menor cantidad de recursos para satisfacer la mayor cantidad de necesidades, cumpliendo el imperativo moral de la administración al servicio de la sociedad.

-El contrato de la distribución del ingreso y la igualdad de oportunidades, para la construcción de una nueva ciudadanía social se requiere garantizar el acceso igualitario y universal a los recursos imprescindibles para la satisfacción de las necesidades humanas y el pleno desarrollo de las capacidades personales.

-El contrato de la distribución de la palabra, asegura una verdadera democratización de la educación, a través de la distribución igualitaria, a lo largo de toda la vida, de los conocimientos necesarios para  forjar una participación ciudadana, crítica y autónoma.

Tres principios o ideas sintetizan todas las anteriores y son las guías para nuestra acción compartida: 

La ética entendida no sólo como lucha contra la corrupción, sino también contra las corporaciones y matrices mafiosas que se han apropiado del Estado. 

La república como garantía de poderes estatales responsables ante los ciudadanos y de una democracia sustantiva, basada en la representación y la participación y no en la delegación. 

La distribución del ingreso real y no sólo discursiva. Que ésta no dependa del asistencialismo clientelista sino que esté basada en los derechos universales de los ciudadanos y el pleno empleo de sus capacidades en el contexto de la sociedad del conocimiento y la información.

*Extracto de la declaración oficial de los principios y valores fundacionales de la Coalición Cívica ARI

A %d blogueros les gusta esto: